Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

QUIENES SOMOS

  El Mirlo camisetas ilustradas  es la casa de Carlos Michel Fuentes, una casa habitada por sus demonios, por sus fantasmas, por sus pequeñas y sus grandes alegrías. Llena de trampas, de laberintos, de diletantes de cuello y corbata, habitada por escépticos, por fanáticos extremistas de pacotilla. Llena de trampas invisibles. De risas frías. De habitaciones vacías. Nada es lo que parece ser en esta casa como en la vida misma. Paraíso de ciegos, páramo inhóspito para intelectuales de capa y espada. La amarga sabia de los adolescentes. Su mayordomo -como reza el manual- les guiará ya muy cansado en el medio de la noche, trastocando las cerraduras de las puertas, humedeciendo con sus lágrimas las mechas de las velas. Travesuras de un tirano entre banderas de oro puro. Lluvia de sal en los ojos del Gran vigía de Occidente. En esta casa, que a veces se ilumina, abundan los perros y los peces y se escuchan voces de niños desde el fondo de sus muros y hay rosas que no sangran y bichos de colores cargando calaveras en sus lomos y gordas desnudas hay y algún barco y un matador de toros que vino de Pekín. Hay pájaros con máscaras y unos viejos que con sus bastones intentan detener el tiempo en un reloj. Hay soledad y miedos y esperanza y fe. Hay paz, aunque no mucha. Sólo la justa. La imprescindible del regreso constante y malnacido. El Mirlo es una casa corriente, ordinaria, sobre pilotes de trapo en la tierra impía de costureras y homenajes. Entre la vida y la muerte erigida. Y habrá un gato ladrando a tu llegada de grafito y sed y siete vidas habrán detrás de siete puertas y cocuyos guías iluminados hasta dar fatales con el cristal en brumas de la recién duchada. En este lugar tan raro escucharás el sonido de una taza que desciende desnuda una escalera y graznidos de cuervos. También se venden bolsos y camisas estampadas con dibujos. Tintos tatuajes de quita y pon como hojas arrastradas por el viento hasta las comisuras de los manillares y los galgos.

Ahora es un mercado de gritos y el sol desmesurado agrieta las pieles del que vende y bebe té y bebe té y vende y vende y bebe té y una mazmorra oculta bajo su alfombra mágica, voladora cucaracha. Negra de patas largas y olor a incienso corred que llega Don Francisco alargando su mano tibia de heno.

Es la casa también como una feria de payasos tambaleantes y arrugados, abatidos a manzanazos limpios por la boba de algún pueblo, la hija boba de algún juez, de algún masón de paz, de monóculo y chaqueta azul manzana. Cae al agua el payaso de fuego y cae la noche con él en la glorieta que también es la tienda de camisetas ilustradas del barrio del Carmen en Valencia, entre la Piazza del doctor Collado y la plaza del Negrito, frente a la casa del último verdugo y la leyenda de su amor lujuria. Garrote y chal, sombrero hongo brabucón y buscapleitos.

Ya se abre la tienda, todo aquí está en venta, se vende todo aquí. ¡Póngale precio! Del uno al diez en marzo se descorre la reja despintada como un velo de novia. Se tú beso que yo seré la cosquillita fugaz entre las garzas. Se abre la tienda y vuela el pájaro al fin. Escapa.

“El dibujante de los dibujantes, El Mirlo la tienda donde compran los ilustradores”

Si quieres conocer más de la obra de Carlos Michel Fuentes www.carlosmichelfuentes.com

Updating…
  • No hay productos en el carrito.